¡La nueva versión del pingüino ya está aquí! Google no ha esperado a terminar 2016 y ha lanzado la última versión de su algoritmo Penguin, la 4.0. ¡Que tiemblen los SEOs!

Si el algoritmo Penguin ha sido siempre un quebradero de cabeza para los SEOs, desde su lanzamiento hace ya unos cuantos años, más lo será ahora con esta actualización que llevábamos esperando tanto tiempo. Pero, ¿qué es lo que ha cambiado con Penguin 4.0?

Algoritmo en tiempo real

Esta nueva versión del algoritmo de enlaces de Google es la primera que funciona en tiempo real. Los que no daban mucha importancia a los enlaces a partir de ahora tendrán que tener mucho cuidado: las consecuencias de un buen o mal trabajo se van a hacer notar más rápido de lo que creemos.

Hasta ahora estábamos acostumbrados a las actuaciones periódicas de Penguin. Cada cierto tiempo Google decidía sacar su algoritmo a pasear, y se refrescaban y actualizaban los resultados del SERP. Dependiendo de cómo se hubiera hecho el trabajo de gestión de enlaces uno podía verse beneficiado o perjudicado, y las consecuencias duraban en el tiempo hasta un nuevo paso del pingüino. Desde un punto de vista del trabajo diario SEO se puede decir que con los enlaces vivíamos “más tranquilos”, puesto que los resultados – aunque no fueran positivos – iban a tardar en ser vistos.

Pero esto ha cambiado, el tiempo real está aquí: cualquier evolución positiva o negativa en los resultados de búsqueda no tendrá que esperar a nuevas actualizaciones, sino que ocurrirá al momento.

A partir de ahora Penguin irá revisando constantemente todos los enlaces y actualizando los resultados de búsqueda en función de lo que considere positivo o negativo. Las penalizaciones no tardarán en aparecer, pero también las mejoras positivas.

Algoritmo granular

La nueva versión del algoritmo de Google presenta otra novedad importante: es granular. Con esto lo que Google pretende decirnos es que las penalizaciones –o mejoras-  en los resultados de búsqueda ya no afectarán necesariamente a un dominio por completo, sino que afectarán solo a la sección de la web –directorio – que esté recibiendo los enlaces.

Esta es una novedad muy interesante ya que a partir de ahora es posible que dejemos de ver las grandes penalizaciones por enlaces del pasado. Los antiguos “pingüinazos” darán paso a variaciones en los SERPs tan sólo de secciones concretas, que serán mucho más difíciles de detectar. Habrá que hacer un mayor esfuerzo en controlar el posicionamiento de cada directorio para ver si alguno en concreto puede estar siendo afectado por Penguin.

Ahora bien, si un dominio en su totalidad recibe enlaces tóxicos, claramente innaturales entendemos que el Pingüino seguirá atacando a la web entera.  No debemos relajarnos pensando que Penguin no lo hará, y no parece la mejor opción arriesgarnos a perder todo el posicionamiento de nuestra web en tiempo real.

Y ahora, ¿cómo debemos actuar? ¿En qué debemos cambiar nuestras estrategias con el nuevo Penguin? Lo veremos en el próximo capítulo…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *